ballet-1971600_1920

Iniciación a la danza para los más pequeños. Desarrollaremos la motricidad y la coordinación para obtener un buen conocimiento de nuestro propio cuerpo. Está demostrado que los niños que se acostumbran a participar en una actividad física colectiva, adquieren seguridad en sí mismos y son más extrovertidos. El baile es una reacción innata en los niños. Son movimientos que les provocan placer y que suelen ir acompañados de una sonrisa, con la ventaja añadida de que se dejan llevar y no sienten ninguna vergüenza. La propia desinhibición les permite disfrutar del baile con mayor libertad.